Valentino Occhi: “Jugadores y cuerpo técnico me hicieron sentir parte siempre”

Rocamora consolida su proyecto de club formador y de desarrollador de jugadores año tras año, más allá de un éxito deportivo. Los equipos de primera que compiten en las máximas categorías de nuestro básquet  son el espejo que brillan en este proceso. Rocamora viene realizando un valioso trabajo en las bases y los gurises de la cantera son parte de este proyecto. Valentino Occhi es uno de los Juveniles en la Liga Argentina de Básquetbol quien habló del proceso.

Rocamora se prepara año a año para competir en las  Liga Argentina y Liga Femenina, más allá de un éxito deportivo, los equipos de primera que compiten en la máxima categorías de nuestro básquet  son el espejo que brilla en este proceso. La institución viene realizando un valioso trabajo en las bases, resulta repetitivo, pero siempre mantiene un norte definido más allá de los resultados.

La cantera va teniendo ejemplos como lo viene haciendo Valentino Occhi desde los 7 años, hoy con 18 años es uno de los jugadores Juveniles de La Liga Argentina, viene entrenando con el primer equipo desde los 14 años. Valen cuenta de este proceso junto al primer equipo masculino. «Es una experiencia muy buena, realizar los viajes con la Liga, compartir el día a día con los jugadores y el cuerpo técnico, ya que me transmiten sus conocimientos y me realizan correcciones; puedo aprender de ellos, tanto jugadores como el cuerpo técnico me hicieron sentir parte siempre. Me integraron desde el primer momento, a pesar de que todavía soy Juvenil, es un grupo muy bueno y muy unido», aseguró.

También competir a un alto rendimiento requiere una importancia de la buena alimentación, el descanso y los demás recaudos que tienen los jugadores para mantenerse sanos físicamente en una competencia tan exigente. Occhi se refiere a los nuevos hábitos que tuvo que tomar que requiere una responsabilidad. «Adquirí nuevos hábitos como por ejemplo dormir más temprano, cumplir con los horarios, los ratos que tengo libre tratar de estudiar o repasar lo que estoy dando en la facultad; comer mejor», contó.

Jugar al básquetbol requiere un esfuerzo grande, a veces poco descanso, una gran cantidad de partidos seguidos y entrenamientos, a veces suponen ser un escollo para aquellos que quieran estudiar pero sin un esfuerzo un apoyo familiar y de la dirigencia se puede saltar ese escollo. Valen comenzó a estudiar este año en la Universidad. «Estoy estudiando la carrera de ingeniería Agronómica, en UCU, la Universidad de Concepción del Uruguay; todavía me estoy adaptando a los tiempos dado a que recién comienzo, pero estoy muy contento y entusiasmado, aunque sé que no es fácil pero con esfuerzo dedicación y constancia todo se puede», afirmó.

Por último el Juvenil rocamorense se refirió a su amado club. «Rocamora es mi segunda casa, donde me crié desde chico, todos los días en el playón jugando toda la tarde con mis amigos; antes y después de los entrenamientos».