Rocamora bajó al puntero y se ilusiona con los playoffs

0

Comparte

En lo que fue, sin dudas, su mejor partido de la temporada Tomás de Rocamora le ganó este jueves 91-87 al líder Deportivo Viedma por la Conferencia Sur de la Liga Argentina de Básquetbol. El Rojo quedó con un récord 10-13 y mantiene chances de clasificar a playoffs. Horacio Rigada fue la figura del equipo con 24 puntos, 9 rebotes y  5 asistencias en tanto que Juan Bello también sumó 24 puntos. Ayan Núñez de Carvalho logró la valoración más alta con 25 puntos, 5 tableros y 3 tres pases gol.

 

Ante el mejor equipo que tiene este grupo Rocamora hizo su mejor primer cuarto, con mucha eficacia y defendiendo bien su canasto. Viedma picó en punta (6-2) pero enseguida comenzaron a llegar los triples del Rojo. En primer lugar fueron los de Bello e Impini para pasar al frente (9-8) y después se sumó Rigada. Cuando el tablero quedó 16-10 para los de Varas llegó el primer tiempo muerto pedido por el elenco rionegrino. Rocamora estuvo encendido con los triples, acertó Romero, acertó Cognini y después nuevamente Bello para sacar la máxima (33-20). El primer tramo fue 33-22.

 

Ya en la segunda parte del primer cuarto el ingreso de Ayan Núñez De Carvalho fue importante para el Depo y lo siguió siendo en el inicio del segundo. Con él y el goleo de Jamaal Levy el puntero puso en aprietos al Rojo. Primero con un parcial 6-0 que obligó a Varas a pedir minuto y así siguió hasta igualar las acciones 35-35. Varas tomó un segundo tiempo muerto y allí consiguió corregir algunas cosas. Con eso y una enorme faena de Rigada en la pintura -13 puntos en el cuarto- el equipo uruguayense consiguió seguir arriba de cara al segundo tiempo (47-43).

 

Cuando regresaron a jugar Viedma volvió a empardar las cosas (47-47) pero el Rojo siguió concentrado y se mantuvo adelante gracias a las Romero, Rigada y Bello. Iván Ludueña llamó nuevamente a los suyos al bando después que Rigada volviera a estirar la grieta (59-51) y el trámite se intensificó. Un oportuno triple de Cognigni aquietó un poco las aguas y enseguida dos tremendas acciones de Bello llevaron el tablero a 68-60. De cara al cuarto decisivo se marcharon a descansar 68-64.

 

Viedma tuvo una magra cosecha de tres puntos aunque Franco se animó apenas comenzado el cuarto final y dejó las cosas 70-69. Pero, a diferencias de otras tardes-noches, el Rojo no perdió la línea y lastimó al rival para no dejarlo volver al frente. Rigada continuó con su enorme faena y hasta se despachó con otro triple (79-73). Un doble más falta convertida por Cognigni puso las cosas casi irremontables para Viedma (82-73) aunque al regreso del minuto el puntero demostró porqué lo es.

 

Si bien Rocamora supo ponerse 84-73 un rápido parcial 5-0 en contra obligó a Varas a cortar el juego. Por fortuna Romero y Bello fueron varias a veces a línea para ir asegurando el triunfo que no corrió riesgos a pesar de último triple de Eidintas. Rocamora lo ganó más que bien, cumplió una gran labor ofensiva pero mucho más fue lo hecho en defensa para poner incómodo a un Viedma que venía arrasando rivales. Este viernes el Rojo cerrará la burbuja desde las 14 frente a Club del Progreso

Comparte

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.