Rocamora aprovechó todo y liquidó a Club del Progreso

Comparte

En su anteúltimo juego del año por la Conferencia Sur de la Liga Argentina de Básquetbol, este lunes, Tomás de Rocamora le ganó 96-62 a Club del Progreso de General Roca y sumó su tercer triunfo de manera consecutiva. También, por tercera vez en fila, el equipo tuvo cinco jugadores en doble dígito, destacándose los 18 puntos cada uno que consiguieron Franco Ferraría y Thiago Dasso.

 

Sin dudas que fue uno de los mejores partidos del Rojo en lo que va de la temporada. Además de su volumen de juego alcanzó tremendos porcentajes, 52% en dobles (17/33), 50% en triples (15/30) y 89% en libres (17/19). El equipo tuvo para todos los gustos, ingresaron los 12 jugadores y como siempre hubo puntos más altos que otros.

 

Se sabía que el elenco rionegrino llegaba con una seguidilla de tres partidos encima y apenas un día de descanso en el medio. Pero eso no le importó a Rocamora, que salió a buscar el partido desde el inicio con otra gran noche de Dasso en el manejo y la polenta de los internos Verbauwede y Quigley. Casi de la nada el partido quedó 10-2 y Juan Marcos Kass pidió tiempo muerto. El Rojo tuvo triples en las manos de Dasso, Catalín, Cavallín y Ferraría y si llevó sin despeinarse el primer cuarto 24-14.

 

Un furioso arranque del segundo con un parcial 9-0 sacó a Del Progreso de partido (33-14). La visita solo pudo contestar de vez en cuando con apariciones de Sanz en la pintura o alguna pincelada de Roumec. Bombazo de Catalín, diferencia de 20 puntos (44-24) y nuevo minuto desde la banca visitante. Rocamora no sacó el pie del acelerador, Del Progreso no pudo hacer mucho y el primer tiempo quedó 52-32. Quigley (12 pts) y Ferraría (10), los mejores del local hasta ahí.

 

Aunque con otras palabras, antes del reinicio, Agustín Pujol le dijo a sus dirigidos que “si el partido se complica es por culpa nuestra”. Y la verdad que desde afuera dio la sensación que no había lugar alguno para el milagro. Un excelente tramo de Dasso, anotando de dos y de tres, Ferraría incontrolable y enterrándola por segunda vez en la noche; Impini de buen ingreso, todo fue del local. Por eso no extrañó que al cierre la brecha se extendiera a 76-48.

 

Nunca antes la frase al partido le sobró un cuarto estuvo más que bien utilizada. Porque fue así. Pujol optó por darle varios minutos a Valentino Occhi el Juvenil le respondió no solo con 5 puntos, sino con la ganas de fallar un doble, tomar el rebote, descargar la bola y volver a recibir para anotar un triple. También saltaron a la cancha Boxler Germanier y Franco Ferreyra y éste último, el más joven, se animó con una penetración que terminó en doble.

 

Fue un gran triunfo de Rocamora aun con el atenuante del cansancio del rival. Quigley con 14 puntos, Cavallín y Verbauwede con 10 cada uno fueron los que completaron el quinteto en doble dígito. El interno uruguayense, además, llegó al doble doble con 12 rebotes. El primer lugar del podio en la valoración se lo llevó Catalín por sus 7 puntos, 5 rebotes, 9 asistencias y 4 robos. En la visita los mejores fueron Peralta (15 pts), Roumec (13) y Sanz (12).

 

Rocamora llegó así a su sexto triunfo, alargó la efectividad a un 42.9% y se alejó bastante de las últimas posiciones del grupo. Ahora le queda recibir a Deportivo Viedma, el martes de la semana próxima, para tratar de terminar el año con otra sonrisa.

Comparte

Comments are closed.