Mario Tucumano González: Se fue un grande de la historia del club

0

Comparte

 

El sábado 24 de enero de 2015 no fue sencillo para muchos, y fundamentalmente para la familia de Rocamora y gente tan identificada con el club. Falleció Mario Alberto González, El Tucumano, símbolo de la institución y cuyo legado se extiende en un vínculo único hasta el más pequeño de sus descendientes. Tenía 71 años y su partida provocó un hondo pesar.

Mario González, jugador que brilló en el Campeonato Argentino que el club logró en el año 1965, fue después entrenador del equipo que en 1984 volvió a la elite de básquet nacional y posteriormente dirigió el que se consagró campeón provincial en 2006 y logró el ascenso a la Liga Nacional B. Fue entrenador en diferentes etapas y formador de jugadores que han llegado a destacarse a nivel provincial y nacional.

En la mañana del domingo, asimismo, se vivieron momentos muy difíciles en el centro del estadio Julio César Paccagnella cuando el féretro fue ubicado en ese lugar y rodeado de casi un centenar de personas.

Acompañaron su esposa Emma Giqueaux, y sus hijos Marina, Silvina, Valeria, Aldo, Laura y Antonella, y con la camiseta del Rojo como emblema imborrable, los presentes acompañaron en silencio.

Luego, fue el Ministro de Educación y Deportes de la Provincia, José Eduardo Lauritto, quien dirigió unas palabras al lado del presidente del club, Jorge González, quien se mostró muy acongojado.

“Este es un acto de extrema justicia”, sentenció Lauritto, quien continuó: “Despedirlo acá, en esta que fue su casa”. El ex intendente y vicegobernador, señaló además: “Estamos en presencia de uno de los jugadores más grandes que tuvo la ciudad, y también la provincia”.

“Esto no lo dice quien por ahí no tiene conocimiento en la materia sino alguien que de tanto andar la provincia siempre se encontró con gente que preguntaba por él, eso habla de su grandeza”, añadió más adelante.

En la continuidad de su emotivo relato, dijo después: “No vamos a caer en el error de decir que fue el más grande, pero sin dudas que fue uno de los más grandes jugadores”.

Lauritto destacó que la partida del Tucumano, o Coco como también le decían, se produce en este momento, cuando se está a pocos días del 23 febrero; fecha en la que Rocamora se consagró Campeón Argentino con González como uno de los estandartes del equipo. Fue en 1965 y pronto se cumplirán los 50 años.

Las palabras del político, quien compartió en su juventud equipos de básquet con el Tucumano, tuvieron como epílogo un fuerte y prolongado aplauso. Mientras tanto amigos, conocidos, ex jugadores, dirigentes del club y de otros clubes, y personas que se hicieron presentes saludaron a sus familiares.

Finalmente, y tal como estaba previsto, el cortejo continuó su marcha hacia el destino final de este emblema del Rojo. Decenas de autos se sumaron a la caravana y así pasó este momento difícil para todos y que no será sencillo de olvidar por todo lo que representó Mario Alberto González no sólo para Rocamora sino para el básquet de la ciudad y la provincia.

 

 

Comparte

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.