En el final Rocamora lo perdió ante Pergamino

Comparte

Comenzó a jugarse una de las segundas burbujas en la Conferencia Sur de la Liga Argentina de Básquetbol y Tomás de Rocamora masticó bronca ya que en una de las últimas bolas de la noche terminó perdiendo 76-74 frente a Pergamino Basquet en cancha de Lanús. El escolta Manuel Gómez fue la figura del partido con 25 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias; seguido por Horacio Rigada con 13, 8 y 2 respectivamente. En el vencedor el más efectivo fue el cordobés Andrés Mariani con 23 puntos.

 

En uno de esos partidos en donde quien está más fino o se equivoca menos es el que festeja Rocamora cayó por un doble ante Pergamino Básquet en un juego que fue muy parejo y donde ambos equipos tuvieron sus momentos. Lo empezó mejor el Rojo, lastimando en la pintura y poniéndose adelante 10-2. Después, Benjamín Levato empezó a calentar la mano desde lejos para que los de Julián Pagura pasen al frente (14-13). El cierre fue palo y palo y con un doble de Tortonesi quedó 18-16 a favor de Pergamino.

 

En la primera parte del segundo cuarto continuó la paridad y se abrió el aro para los tiros de tres puntos. Palacios y Mariani para Pergamino y Manu Gómez para el Rojo; todo muy parejo hasta ahí (28-25). Después Pergamino consiguió alejarse por cinco y Cali Pérez pidió minuto. Mejoró Rocamora, el tablero quedó 35-34 y el tiempo muerto llegó desde el otro banco. Catalín volvió a poner adelante al Rojo con un triple (37-35) pero Marini siguió encendido y el equipo de Pagura se fue al descanso ganando 38-37.

 

Pergamino Basquet comenzó el segundo tiempo a toda orquesta y con un parcial 8-0, con dos triples del inspirado Levato, puso las 48-39 y generó muchas dudas en elenco uruguayense. Rocamora quedó 11 abajo (52-41) pero desde la mano caliente de Manu Gómez y la polenta de Rigada dio batalla hasta quedar 56-52 a falta de tres minutos. Pergamino volvió a despegarse, esta vez por ocho puntos, aunque Gómez estaba dispuesto a que todo quede abierto y el cierre fue apretado (63-59).

 

 Todo lo bueno que ambos habían hecho en el tercer cuarto, el mejor de los cuatro, se quedó atrás en el último y a los dos les costó convertir. Hubo apresuramientos en los tiros y malas decisiones. Ese contexto le favoreció a Pergamino porque se mantuvo adelante con Mariani quemando redes. Gómez siguió siendo el faro del Rojo y dentro los últimos dos minutos un doble de Impini y dos libres de Bello dejaron el partido igualado (74-74). El Rojo tuvo otra ofensiva para ganarlo, no pudo y Levato castigó para el festejo final.

 

No fue un mal partido de Rocamora, el rival fue más efectivo en el cierre y por eso lo ganó aunque pudo ser para cualquiera; en los 40 minutos o en algún suplementario. Ahora el Rojo tendrá su segundo partido este miércoles ante el siempre difícil Racing de Chivilcoy. Será desde las 16 en el Antonio Rotili.

Comparte

Comments are closed.